DIOS, el Creador de la Ciencia.

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Génesis 1:1. Dios no sólo creó los cielos y la tierra pero El creó la base científica para que nosotros pudieramos estudiar Su trabajo. Es sinceramente imposible para el hombre refutar la existencia de Dios. Muchos han tratado y han fallado. Desde muy al principio Dios proporcionó la evidencia significativa de que nuestra existencia ocurrió por algo más grande que un accidente al azar en el universo.

La astronomía es una ciencia relativamente nueva no obstante que la humanidad ha estado observado las estrellas por miles de años. Hasta que el primer catalejo fué usado por Galileo en 1609, se había pensado que había sólo acerca de mil estrellas en el cielo. Ptolemeo contó 1056, Tycho Brahe catalogó 777, y Johannes Kepler contó 1005. Hay cerca de 6000 estrellas que son visibles a simple vista si usted las cuenta desde todas ubicaciones de la tierra. La Palabra de Dios indica en Jeremías 33:22, "Como no puede ser contado el ejército del cielo, ni la arena de la mar se puede medir, así multiplicaré la simiente de David mi siervo, y los Levitas que a mí ministran." Y otra vez en Génesis 22:17; "Bendiciendo te bendeciré, y multiplicando multiplicaré tu simiente como las estrellas del cielo, y como la arena que está á la orilla del mar; y tu simiente poseerá las puertas de sus enemigos." Cuando Galileo vió por primera vez nuestra galaxia , la Vía Láctea, por medio de su catalejo con 20 de aumento, debió haberse dado cuenta que quizás había millones de millones de estrellas. Hay verdaderamente como 1000 a 2000 millones de estrellas en nuestra galaxia solamente. Tal vez la humanidad puede comenzar a darse cuenta de la certeza absoluta de la Palabra de Dios. Sospecho que muchos hombres científicos que vivieron antes del descubrimiento de Galileo han de haber descartado totalmente estos versos como inexactos. Lo mismo es cierto hoy en día cuando el hombre trata de refutar la certeza de la Biblia, sólo para comprobar lo incorrecto de sus teorías conforme nuestro conocimiento de la ciencia va aumentando con el tiempo.

El conocimiento de que la tierra es redonda es también un descubrimiento relativamente nuevo de la ciencia y de la exploración humana en la historia de la humanidad. Durante el tiempo de Cristóbal Colón, la creencia común era que la tierra era plana y que si un marinero se aventuraba lejos del mar, iba a caer de la orilla de la tierra. El conocimiento de que la tierra es redonda fue dado a conocer claramente en la Palabra de Dios en varios versos del Antiguo Testamento, que fueron escritos aproximadamente 700 años A.C. El profeta Isaías en el capítulo 40 versículo 22 escribió: "El está asentado sobre el globo de la tierra, cuyos moradores son como langostas: él extiende los cielos como una cortina, tendiéndolos como una tienda para morar." Otra vez Dios en Proverbios 8:27 explica claramente la naturaleza física de nuestra tierra: "Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando El dibujó un círculo sobre la faz del abismo." En Job 26:10 , el profeta escribió: "El dibujó un horizonte circular sobre la superficie de las aguas, Hasta el fin de la luz y las tinieblas." Tres profetas diferentes escribiendo centenares de años aparte, y aún así están de acuerdo y 100% en lo correcto.

La ciencia de la Física Astronómica es ciertamente un campo reciente de estudio para la humanidad, sin embargo, nuestro Dios existió antes que el universo se formara. En el libro de Job 26:7, el profeta escribió: "Extiende el alquilón sobre vacío, Cuelga la tierra sobre nada." Este verso ciertamente debió haber desconcertado a los hombres sabios hace 700 años A.C., así como también a los hombres de ciencia hasta que Newton propuso su teoría para de la ley de la gravedad. Aún hoy, los científicos no pueden hacer más que medir la fuerza de la gravedad. Es invisible. La gravedad existe, pero es muy poco lo que se sabe acerca de ella. Tan solo que la gravedad mantiene los planetas de nuestro sistema solar en su lugar a millones de kilómetros del sol. Quizás la gravedad pueda ser descrita implemente por el siguiente verso en la carta a los Hebreos 1:3."El cual siendo el resplandor de su gloria, y la misma imagen de su sustancia, y sustentando todas las cosas con la Palabra de Su potencia."

La Meteorologia es la ciencia del clima. Ya que el clima es importante para la existencia de toda la vida en la tierra, usted quizás espera que Dios mencione algo acerca de ello en su Palabra. En Eclesiastés 1:6-7 Dios escribió: "El viento tira hacia el mediodía, y rodea al norte; va girando de continuo, y á sus giros torna el viento de nuevo. Los ríos todos van á la mar, y la mar no se hinche; al lugar de donde los ríos vinieron, allí tornan para correr de nuevo." Otra vez en Job 36:27-29; El reduce las gotas de las aguas, Al derramarse la lluvia según el vapor; Las cuales destilan las nubes, Goteando en abundancia sobre los hombres. ¿Quién podrá tampoco comprender la extensión de las nubes, Y el sonido estrepitoso de su pabellón? Aquí Dios, por medio de los profetas, explica patrones de clima que sólo han sido advertidos por la humanidad en quizás estos últimos cien años.

La humanidad es también una de las creaciones milagrosas de Dios. Usted ha de esperar que Dios, siendo nuestro creador, tenga una comprensión completa de nuestra naturaleza física, inclusive como cuidarnos de la mejor manera. La ciencia de la biología es claramente evidente en el Antiguo Testamento. Una comprensión profunda de la naturaleza contagiosa de la lepra es evidente en Levítico 13:45-46. "Y el leproso en quien hubiere llaga, sus vestidos serán deshechos y su cabeza descubierta, y embozado pregonará: ¡Inmundo! ¡Inmundo! Todo el tiempo que la llaga estuviere en él, será inmundo; estará impuro: habitará solo; fuera del real será su morada." El hecho de que la lepra puede ser esparcida aún por el contacto con la ropa infectada es explicado en Levítico 13:50-52. "Y el sacerdote mirará la plaga, y encerrará la cosa plagada por siete días. Y al séptimo día mirará la plaga: y si hubiere cundido la plaga en el vestido, ó estambre, ó en la trama, ó en piel, ó en cualquiera obra que se hace de pieles, lepra roedora es la plaga; inmunda será.Será quemado el vestido, ó estambre ó trama, de lana ó de lino, ó cualquiera obra de pieles en que hubiere tal plaga; porque lepra roedora es; al fuego será quemada."

La importancia que Dios pone en la vida y nuestra dependencia en la sangre es claramente expresada por nuestro Dios en Levítico 17:10-11. "Y cualquier varón de la casa de Israel, ó de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y le cortaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne en la sangre está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona." La importancia de la sangre en el mundo físico es sino una reflejo de la sangre eterna, inapreciable, dadora de vida del Hijo de Dios, Jesús, que murió en la cruz por los pecados de la humanidad.

Debe ser señalado que los pocos versos que se incluyen en este folleto no son suficientes por sí mismos para enseñar el plan de Dios de salvación. Sólo un estudio completo del Nuevo Testamento de Jesucristo y obediencia al Evangelio puede lograr esto. El estudio corto de estos versos, sin embargo, puede ayudar a acrecentar su fe en la certeza y validez totales de la Palabra de Dios.

Que Dios lo bendiga a través del conocimiento de Su Hijo.

J. Andrasik

Todos los cristianos de las iglesias de Cristo pueden reproducir este escrito para promover la voluntad de Jesucristo.

Published in The Old Paths Archive (http://www.oldpaths.com)